17 mayo 2022

Por Misael Olmedo Sifuentes

Sensaciones térmicas superiores a los 40 grados centígrados mantienen en alerta a la ciudad de Poza Rica en donde la tala de árboles y destrucción de áreas verdes para el desarrollo de obras públicas como el distribuidor vial están actualmente generando sensaciones muy altas de calor.

En el año 2012 cuando comenzaron las maniobras para construcción del distribuidor vial especialistas de la facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Veracruzana (UV) advirtieron de las consecuencias por derribar más de 200 árboles y destrucción de áreas verdes para la construcción del distribuidor vial en la zona centro.

Para levantar las columnas de dicha obra se derribaron árboles y plantas de ornato del camellón central del paseo de la burrita en el bulevar Adolfo Ruiz Cortines.

Se prometió que dentro del proyecto integral se construirían áreas verdes y se impulsarían acciones de reforestación en diferentes puntos de la ciudad, sin embargo no se concretaron y hoy las consecuencias son tangibles.

Los pozarricenses enfrentan condiciones de intenso calor y sensaciones térmicas que incluso ponen en riesgo de un golpe de calor o insolación.

El distribuidor vial finalmente es una gran placa de concreto que ha provocado variación en la temperatura de la zona centro en comparación con otros sectores de la periferia.

Especialistas de la UV advirtieron de las islas de calor urbanas que además de las altas temperaturas se caracterizan también por concentrar agentes contaminantes.

Si bien el calor en los últimos días es sofocante de manera general en la región las variantes en la zona centro de Poza Rica en comparación con otras colonias es de hasta 6 grados centígrados.

No hubo una adecuada planeación de la obra que buscó disminuir la carga vehicular en calles de la zona centro ni acciones aora remediar el impacto ambiental provocado.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: